sábado, 1 de noviembre de 2008

***

Le atravesó el camino, sus ojos estaban absortos en el polvo, en cada una de las piedras que contaba desde la ventana; el camión paró y tuvo un momento para levantar la cuchara sin mango, los tres últimos cigarros que estaban en el piso inertes ya en sus colillas: sólo hacía falta murmurar un nombre y exhalar la bocanada final.

Se miro desde las orillas, era apenas un delirio que estaba aspirando en sus propios límites:

La cuchara

Las colillas

Las piedras que le despiertan.

Abrió los ojos y siguió contando las pérdidas.

1 comentario:

Maria Font dijo...

Qué bonito texto :D Feliz y desgarbado. Algo así me dijo alguien alguna vez sobre mis textos, que así lo dejaban. Así me deja tu texto. Feliz y desgarbada.